PRIMERA arrow Amy Goodman arrow DEMOCRACY NOW! arrow La trampa afgana de Obama



elmercuriodigital.es
       PRIMERA    MUNDO    ECOLOGÍA    CULTURA    SOCIEDAD    OPINIÓN    BÚSQUEDAS 2002-2010    



La trampa afgana de Obama PDF Imprimir Correo
Escrito por Amy Goodman   
13-02-2009

El Presidente Barack Obama brindó su primera conferencia de prensa en horario central el lunes por la noche. Cuando le preguntaron sobre Afganistán, respondió: “Éste será un gran desafío”. También le preguntaron si cambiaría la política del Pentágono que prohíbe filmar y fotografiar los ataúdes envueltos en la bandera de Estados Unidos de soldados muertos en Irak y Afganistán. Dijo que la estaba revisando.

El periodista que formuló la pregunta señaló que fue Joe Biden, quien hace varios años acusó al gobierno de Bush de eliminar las imágenes para evitar la conmoción pública por las muertes de miembros del servicio militar estadounidense. Ahora el Vicepresidente Joe Biden prevé que un aumento de soldados estadounidenses en Afganistán implicará más bajas estadounidenses: “Odio decirlo, pero sí, creo que así será. Habrá un aumento”.

Mientras tanto, Associated Press recientemente citó un informe confidencial redactado por los Jefes del Estado Mayor Conjunto en el que recomiendan un cambio de estrategia en Afganistán: pasar de la construcción de la democracia a atacar los supuestos bastiones del Talibán y de al-Qaeda en la frontera entre Afganistán y Pakistán.

Y la campaña, claramente, comenzó. Días después de haber asumido la presidencia, las primeras acciones militares (conocidas) de Obama fueron dos ataques con misiles dentro de una provincia fronteriza de Pakistán, donde murieron 22 personas, entre ellas mujeres y niños.

Cherif Bassiouni pasó años yendo y volviendo de Afganistán. Es profesor de Derecho en la Universidad DePaul y ex Relator Especial de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Afganistán. En 2005, fue obligado a abandonar su cargo en las Naciones Unidas ante la presión del gobierno de Bush, días después de que publicó un informe en el que acusaba a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y a contratistas privados de cometer violaciones a los derechos humanos. Le pregunté a Bassiouni sobre el enfoque de Obama en Afganistán. Me dijo: “No hay posibilidad de una solución militar en Afganistán. La solución es el desarrollo económico, pero no veo que eso vaya a suceder…En este momento, la población no gana nada al apoyar a Estados Unidos y a la OTAN. Tiene todo para ganar al apoyar al Talibán”.

El duro informe que Bassiouni entregó a la ONU en 2005 acusaba a las Fuerzas Armadas estadounidenses y a contratistas militares privados de “entrar a hogares por la fuerza; de arrestar y detener a ciudadanos nacionales y extranjeros sin autoridad legal ni revisión judicial, a veces durante largos períodos de tiempo; de obligarlos a desnudarse, encapucharlos y privarlos de sus sentidos, del sueño o del alimento; de obligarlos a estar en cuclillas o de pie durante largos períodos de tiempo en posiciones incómodas; de abuso sexual, golpes, tortura y de usar la fuerza hasta provocar la muerte”.

También le pregunté sobre el aumento de soldados al ex Presidente Jimmy Carter, quien respondió: “Yo discreparía con Obama en cuanto al aumento de soldados, ya que esto provocaría bombardeos más intensos de pueblos y centros urbanos afganos y una gran dependencia de las fuerzas armadas. Me gustaría que nos acercáramos más, que nos adaptáramos y negociáramos con todas las facciones en Afganistán”.

Carter debe saber. El ayudó a crear lo que su asesor de seguridad nacional, Zbigniew Brzezinski, denominó “la trampa afgana”, tendida a los soviéticos. Esto se logró al apoyar a los muyahidines islámicos a fines de la década del 70 para que actuaran en contra de los soviéticos en Afganistán, creando así lo que luego evolucionó en el Talibán. Brzezinski le dijo al periódico francés Le Nouvel Observateur en 1998: “¿Qué es más importante para la historia del mundo: el Talibán o la caída del imperio soviético? ¿Algunos musulmanes incitados a la acción, o la liberación de Europa Central y el fin de la Guerra Fría?” Más de 14.000 soldados soviéticos murieron y el número de afganos muertos superó el millón. Osama bin Laden se inició con la ayuda de la operación afgana financiada por la CIA.

Bassiouni sugiere que una solución militar está condenada al fracaso y advierte que el Talibán “se dieron cuenta de que no podían derrotar a las fuerzas estadounidenses, entonces se metió bajo tierra. Pusieron los Kalashnikovs bajo sus colchones y esperaron. Hace un año reaparecieron. Pueden hacer lo mismo. Pueden regresar a las montañas, poner los Kalashnikovs bajo el colchón, esperar cinco años. Han hecho esto desde 1800 con todos los invasores extranjeros”.

Como me dijo Carter: “Ofrecer una mano de amistad o proponer acuerdos, no sólo a los líderes militares sino también a los radicales del Talibán que están dispuestos a negociar, sería el mejor abordaje, en lugar de recurrir exclusivamente a la fuerza militar”.

¿No aprendimos nada de Irak? “En cuanto a la guerra de Irak, se acabó el tiempo para las promesas y garantías, para esperar y ser pacientes. Se han perdido demasiadas vidas y demasiados millones se gastaron como para que confiemos en el Presidente para otra política que ya fue probada y fracasó”. Esas fueron las palabras del Senador Barack Obama en enero de 2007. Cuando los Jefes del Estado Mayor Conjunto aparentemente apuntan a más combate y menos negociación en Afganistán, debemos recordarle a Obama sus propias palabras.

———————————–
Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

 


Noticias del Mundo - Yahoo Noticias
euronews
Noticias de España - Yahoo Noticias


  El Mercurio Digital, Spain MercurioPress Desde 2002 en Internet
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Powered by elmercuriodigital.es. Released under the GNU/GPL license.
El tiempo es 1.7989571094513