PRIMERA arrow Antonio Hermosa arrow LA LÁMPARA DE DIÓGENES arrow El papa dice...



elmercuriodigital.es
       PRIMERA    MUNDO    ECOLOGÍA    CULTURA    SOCIEDAD    OPINIÓN    BÚSQUEDAS 2002-2010    



El papa dice... PDF Imprimir Correo
Escrito por Antonio Hermosa   
17-03-2009

¡Caramba con el papa, y las cosas que dice!… En el avión mismo en el que hace su primer viaje a África, va y dice, aunque no por experiencia propia, naturalmente, que no es posible “arreglar el problema del sida mediante la distribución de preservativos” (véase Le Monde de hoy, 17 de marzo; cursivas mías). ¡Eso es empezar un primer viaje!

Por cierto, inquiero: ¿quién de Vds. ha sido el que ha dicho que mediante preservativos se arregla el sida? Si hay tal, merecería que lo esterilizasen: ¡lástima de abolición de la Inquisición! Yo lo pregunto más que nada porque siempre me pareció que lo de curar el sida tenía que ver con laboratorios, investigación, vacunas y todo eso; y que los preservativos eran extremadamente útiles porque, en tanto no estuviera dispuesta la cura definitiva, podrían paliar la situación evitando contagios. Pero ahora, papa dixit, parece que hay algún despabilao empeñado en arreglarlo casi artesanalmente: ¡cómo cambian los valores, señor!

Yo, señor romano pontífice, quisiera contribuir a arreglar el problema del sida, y al respecto tengo una sugerencia para usted, oiga (al menos mientras la gente, grey católica comprendida, le haga tanto caso en lo de los preservativos como en lo de la castidad). Mi idea es que se debe manipular genéticamente a los negros, que para eso lo son, y africanos muchos de ellos, lo que es acumulación de pecados en una misma persona, y conseguir unos pitos de quita y pon, en diferentes modelos, que los negritos se atornillen, o peguen, o adhieran –ya he dicho que podrá haber varios modelos-, etc., cuando quieran procrear, amén, y se desatornillen, despeguen o arranquen, etc., consumado el intento. Aparte alguna cuestión técnica de menor importancia, quedaría por resolver un problema algo más peliagudo para dar el visto bueno a la empresa, a saber: que al ser todos los pitos negros, quizá la gente se confunda, y al no saber cuál es ciento por ciento el suyo el que llegue primero arramble con el más grande que vea, con lo que del consiguiente follón derivado ardería la misma Troya de no estar ya suficientemente ardida, pero ahora, en su defecto, podría arder África (y hasta chamuscar al propio papa en su segundo viaje si alguien no le advierte). La cosa se complica aún más porque al no estar cada quisque seguro del todo, igual al procrear con su mujer resulta que está teniendo con ella los hijos de otro, con lo cual hete ahí un follón aún mayor y vuelta a arder África.

Pero se me ocurre algo antes de que me rechacen el plan que con tan buena fe aduzco; igual que para cada pecado hay un perdón -incluido el de negar el holocausto-, para todo desperfecto hay un remedio, y nadie mejor que el autor del plan para componer el defectucho. Se me ocurre, pues, que durante la manipulación se podrían obtener infinidad de variaciones de negro, y atribuirle a cada negro el suyo; lo malo aquí es que al no usar preservativos porque no arreglan el problema del sida los negros se han reproducido como hongos, y quizá no haya tantas tonalidades de negro como negros hay, con lo que en cuanto se le dé la última a uno de ellos, entre los demás se volverá a las andadas y, bueno, sí, África arderá por tercera vez.

Pero se me ocurren nuevas ideas-paliativo; por ejemplo, manipulación mediante, se podrían obtener nuevas variaciones de los propios negros, y sacar algunos más claros, pito incluido, y luego repetir la operación con los diversos colores hasta obtener un sinfín de matices individualmente asignables. Pero es que, además, caben nuevas posibilidades identificatorias. Como escribir el nombre de la afortunada en el quita-y-pon correspondiente, lo que haría que fueran cuatro y no dos los ojos a la hora de identificar, aumentándose aritméticamente las garantías de dar en el blanco, con perdón. Es verdad que aquí podría surgir un nuevo problema, a saber: que la afortunada fueran dos, o seis, o…, por lo que no habría bastante superficie para escribir todos los nombres, sin contar con que alguna igual firma con el título nobiliario, lo que requeriría aún más espacio. Y luego, además, está también el hecho de que la afortunada puede tener a varios afortunados a su disposición, razón por la cual quisiera ver reflejado su nombre en todo pito viviente en la que ella tenga algo que ver, lo que achicaría aún más el espacio identificatorio. Pero todo eso tiene una ventaja, porque al elegir el dueño del artefacto los nombres a escribir, las que se quedaran sin el suyo ya sabrían que son amantes de segunda, y así hasta el mismo corazón se habría hecho un gran favor a sí mismo una vez conocida la jerarquía. Claro, eso quizá provoque alguna batalla campal en el hogar, y si son varios los hogares de una misma ciudad en tales condiciones igual sale ardiendo la ciudad (pero no toda África, repárese: a no ser, cierto, que eso pasara en todas las ciudades, lo que nos llevaría a ver África ardiendo por cuarta vez). Empero, nótese asimismo que cuantos más ojos miren, más fácilmente se identificaría al pen-i-pón correspondiente, por lo que al menos se estaría seguro de que los hijos son propios sin más.

¡Arreglado, pues, el problema del sida transitorialmente! Ya puede viajar tranquilo el pontífice a tranquilizar a sus pobres, que hay que ver cuánto dan de sí los buenos de los pobres cuando se les mantiene tranquilitos.

El papa dice que el preservativo no arregla el sida. ¡Así es! Tiene toda la razón. Y tampoco arregla la fe, si es que se le quieren seguir descubriendo defectos al malhadado preservativo. Otro problema, cierto, que ni la misma Iglesia puede arreglar, por muchos que sean sus méritos al respecto, pero está claro que no sólo somos pobres cuando carecemos de bienes, sino también cuando nos esforzamos por ser idiotas; en esos casos, la pobreza, como ciertas procesiones, va por dentro. Total, que bien mirado en algo se parecen el preservativo y la Iglesia: ninguno de los dos arregla la fe.

De todos modos, quizá el papa debería haber introducido alguna reserva entre tanta generalidad, porque si los preservativos no valen para arreglar el sida, sí que han preservado, cabe legítimamente sospechar, a algunos obispos –no sólo de Norteamérica del norte o del sur- de contraerlo (a no ser que se hayan limitado a no hacerlo público, claro), porque méritos, también a ellos, tampoco les han faltado. En fin, que alguna reverencia les debe muy probablemente el papa, y más respeto, por lo bien que, presumiblemente, se han portado con algunos pastorcillos eclesiales descarriados.

Otro rasgo compartido del preservativo con la iglesia es que tampoco arregla el problema de los obispos negacionistas, o sea, de esos para los que hay pena de excomunión por negar el holocausto, y pese a ello van, lo niegan, se les aplica la pena y luego, acto seguido, se les levanta (la pena, no vayan a confundirse). Bueno, ya se les aplicó durante un rato, ya estuvieron excomulgados unas horas, se dirá, suficientes para escarmentarse, seguro, pues menudo susto debieron pasar todo ese tiempo, qué sinvivir pensando que igual la palmaban en esa condición. Es un mal que no se le desea ni al peor enemigo, y ni siquiera a una de esas víctimas que no hubo. ¡Vamos, yo, en lo personal, seguro estoy de que el próximo holocausto ya no lo niegan! Éste ya lo negó, y negado está. El papa, no obstante, seguro que ha hecho bien en levantarle el castigo; después de todo, será muy papa, pero todos tenemos derecho a que los recuerdos del pasado nos despierten nostalgias de los guten alten Zeiten, de esos buenos viejos tiempos que cantara hace ya sus añitos Wolf Biermann.

 

Para más inri, leo en el mismo periódico el titular siguiente: “Dinamarca autoriza la adopción por parte de las parejas homosexuales”. Y si bien el gobierno conservador ha esparcido un poco de bruma en torno a posibles futuras adopciones de extranjeros, la oposición ha sabido responderle oportunamente trayendo a colación el ejemplo de Suecia, país que adoptó hace seis años una ley similar. ¡Qué malvados estos daneses, y eso que parecían tan civilizados! Primero, con lo de las caricaturas de Mahoma; y ahora, en pleno viaje, le dan un disgustazo al papa aprobando una ley que contraviene la doctrina vaticana al respecto jodiendo irremisiblemente a la mismísima iglesia en donde tanto duele: ¡y sin preservativo!


Noticias del Mundo - Yahoo Noticias
euronews
Noticias de España - Yahoo Noticias


COLUMNISTAS
ESPACIOS DE OPINIÓN
MÁS OPINÓN
Jorge Majfud
Pascual Serrano
Antonio Hermosa
Amy Goodman
Fabiola Leyton
Silvia Ribeiro
José Saramago
Eduardo Galeano
Cristian Frers
Jorge Zavaleta
Franco Gamboa
Luis Buero
Leonora Esquivel
Teodoro Rentería
Herbert Mujica
Ricardo Luis Mascheroni
Esther Vivas
Miguel Ángel Sánchez de Armas
OTROS AUTORES

elmercuriodigital.es


  El Mercurio Digital, Spain MercurioPress Desde 2002 en Internet
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Powered by elmercuriodigital.es. Released under the GNU/GPL license.
El tiempo es 0.25387001037598